viernes, 25 de julio de 2008

Será por soñar...


Ese señor que parece el Rey Melchor es R.R Martin autor de la saga "Canción de Hielo y Fuego". Nunca voy a firmas de libros, hacer cola para que alguien en un minuto y sin apenas mirarte te deje en un libro el mismo garabato que a los otros 100 tíos que iban delante tuya, sin apenas mirarte, ni tener el mas mínimo interés por lo que puedas decirle tu no me atrae demasiado. Pero en este caso era distinto, para mi este abuelete ha revolucionado el genero de espada y brujería, cuando ya pensaba que este estilo había muerto en 1963 con C. S Lewis y que nada podía sacarlo del tópico mediocre, apareció él. Hay muy pocos escritores que sepan apreciar el valor justo de las palabras, la mayoría de los que escribimos las desperdiciamos como si fueran calderilla, con él todo tiene la medida exacta. Puedes oler el Desembarco del Rey, sentir el frío del Muro y sobre todo comprender el corazón de sus personajes por mezquinos que sean, porque con este hombre no hay bueno ni malos, no existen el blanco y el negro, todo se difumina en un gris extraño e inseguro donde cualquier cosa es posible y cosas tan aberrantes como el incesto pueden ser extrañamente hermosas. Martin escribe con una narrativa tan fluida que las palabras te desbordan, te enganchan y te atraen.

Cuando supe que venía a Sevilla decidí romper mi tónica de "autógrafos no"(cosa que hasta ahora solo había hecho con Harryhaussen) más que nada porque quería verlo, darle las gracias por hacerme soñar, puede que para él no signifique nada, pero bueno soy una sentimental. Ademas los otros escritores a los que adoro y devoro (Gianni Rodari, Roal Dahl, John Steinbeck, Tolkien. C.S Lewis....etc) llevan muertos mucho tiempo. La verdad el tipo es simpático y cuando le dije que yo era "a beginner" en esto de escribir y le pedí un consejo me dijo "write from your heart" después me deseo buena suerte y me fui a casa mas contenta que un cerdo con collar antipulgas. Me pase toda la tarde dándole vueltas a lo imposible que será para mi tener algún día su dominio de la escritura y quebrándome la cabeza con la próxima entrada, que me tiene frita. Nunca estaremos al mismo nivel, eso hay que aceptarlo. Por la noche DamaMirlo vino a buscarme en sueños porque me había perdido en una cárcel de adverbios y gerundios, nos sentamos juntas sobre una pila de libros y me miró con sus ojos infinitos, tan hermosos que dan hasta algo de miedo. Me dijo lo que en el fondo de mi corazón ya sabía; que escribo porque soy una yonky literaria y que aunque posiblemente jamás llegue a publicar nada nunca dejaré de hacerlo, vamos que soy mediocre pero prolífica . De paso me sopló lo que debe pasar a continuación en este cuento. Le contesté que de ni de coña. Entonces me advirtió que seguramente la próxima vez sea otra la que venga a visitarme y entonces me cagaré de miedo.

Porque no podré soñar con cosas normales...

2 comentarios:

Sir Eduard Goldwing dijo...

Que pedazo de fotógrafo soy.. si no fuera porque no funcionaba el flash, que se apagó la cámara ella solita y que no hubo un momento que miraran los tres a la cámara. Hubiera sido una foto para enmarcarla XDDDD.

Ana dijo...

Cerdita...que envidia me das y a ver si de una vez le echas dos cojones y cuelgas la continuación, que sea cual sea sera la correcta.
Syb